La decisión se tomó luego de que la Dimayor concluyó que el estadio de Ipiales, en donde el Deportivo Pasto ofició como local durante toda la Liga, no cuenta con las exigencias de infraestructura y capacidad aptas para la final del campeonato.