Lo que el corrupto exfiscal Moreno aún no le ha confesado a EE. UU.

En Estados Unidos están seguros de que el corrupto exfiscal Luis Gustavo Moreno Rivera no ha dicho todo lo que sabe sobre la corrupción de alto nivel entre magistrados, abogados y poderosos políticos colombianos.

De hecho, sospechan que ha ocultado los montos que realmente recibió a nombre del llamado ‘cartel de la toga’, para torcer procesos contra ‘parapolíticos’ y congresistas corruptos, en asocio con los exmagistrados Leonidas Bustos y Francisco Ricaurte.

Luego de que una corte de Florida lo condenó a 48 meses de prisión por lavado de activos –por el soborno que le pidió al exgobernador Alejandro Lyons en Miami–, han encontrado transacciones de finca raíz que Moreno ejecutó cuando el cartel estaba en auge.

Una de ellas involucra el apartamento 202 del lujoso proyecto La Toscana, norte de Bogotá, que negoció por 1.270 millones de pesos.

“El 17 de diciembre de 2014 desembolsó 20 millones de pesos para pisar el negocio. Y a los 15 días hizo un abono similar”, se lee en un informe contable al que EL TIEMPO accedió. Y agrega que a los tres meses, en plena Semana Santa, le inyectó al proyecto 160 millones de pesos. Por esa misma época negoció un predio en un proyecto conocido como Rioja.

“La suma de dineros abonados en los dos proyectos inmobiliarios fue de 564 millones de pesos, suma muy cercana a la que dice que recibió por esa época del entonces senador Musa Besaile y que supuestamente repartió entre otras personas, quedándose él con una suma ínfima”, dice el informe.

La hipótesis de los investigadores es que Besaile no mintió cuando dijo que la suma que le pidió el ‘cartel de la toga’ fue de 2.000 millones de pesos y que Moreno se quedó con una tajada más jugosa de lo que dice.

De hecho, el desembolso de Besaile habría sido la Semana Santa de 2015, época en la que Moreno hizo los pagos más abultados a los proyectos inmobiliarios.

Moreno insiste en que solo recogió 690 millones de pesos de ese ‘torcido’, pero admite que hubo más plata: “Seguramente se hicieron los demás pagos porque los resultados se dieron: en el caso de Musa Besaile no había pasado nada y un magistrado auxiliar fue retirado del caso (…). Pero yo ya no tenía trato”, le dijo a la Corte Suprema el 19 de septiembre de 2017 y lo ha repetido en otros escenarios.

Las tarjetas y cuentas

Sus movimientos con tarjetas de crédito también han llamado la atención. En el 2016 llegó a reportar consumos por más de 120 millones de pesos. Incluso, en reportes a la Dian de 2013, Moreno registra consumos con tarjeta de crédito por 211 millones de pesos.

Y a través de una cuenta del City Bank alcanzó a mover 1.263 millones de pesos en 2013. Ese año, el total de su patrimonio bruto declarado fue de 1.200 millones de pesos. Y al año siguiente esa cifra subió en más de cien millones de pesos.

En ambos años le reportó a la Dian deudas que bordeaban los 900 millones de pesos.

Y aunque Moreno insiste en que ha colaborado de manera plena y transparente, no se descarta que se solicite una revisión de su patrimonio y el de su entorno para establecer cuánto recogió realmente en coimas.

En cualquier caso, hace un mes, La ‘W Radio’ aseguró que fuentes del Departamento de Justicia de Estados Unidos califican a Moreno como un testigo poco fiable, que no cumplió con información que prometió sobre personajes como el exgobernador de Córdoba Lyons.

De paso, negaron que el exfiscal Néstor Humberto Martínez esté siendo investigado y que Moreno sea uno de los testigos.

Como hecho anecdótico, esculcando en su vida, investigadores descubrieron que Moreno tomó clases de actuación con un reconocido consultor.

“Este le fue recomendado por una antigua clienta suya, acusada de ‘parapolítica’, a la que defendió bajo el argumento de que la señalaban falsos testigos. Así pasó el polígrafo para llegar a la Fiscalía”, le dijo a EL TIEMPO un investigador.

Por ahora, la Fiscalía le acaba de imputar el delito de cohecho a la exrepresentante liberal Argenis Velásquez.

La acusan de haberle pagado 200 millones a Moreno para que le embolatara un proceso en la Corte por malversación de recursos.

Y en la Comisión de Acusación se acaba de pedir que se apruebe la acusación contra el exmagistrado Leonidas Bustos, por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de influencias y cohecho propio.

Cesar Fernández

Cesar Fernández, fotográfo profesional con más de 20 años de experiencia. ddesde hace un año creo el sitio web, www.cfimagenynoticia.com, donde da a conocer todas las noticias que se desarrollan en Barranquilla, Colombia y el Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *